Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » Fórmula para que suene el teléfono

Fórmula para que suene el teléfono

1) Entre en la regadera.
2) Enjabónese bien la cabeza.
3) Cuente hasta 3 y suena el teléfono.
Aquí se abren dos caminos:
A) Si atiende era su tía abuela para contarle una zonzera.
B) Si no contesta, 20 días más tarde se entera de que era una llamada importante.
FÓRMULA PARA HACER LLOVER
1) Diga “qué lindo tiempo, ojalá siga así”.
2) Lave el carro.
3) Riegue el jardín.
4) Salga a pie y sin abrigo.
5) Cuente hasta 3 y llueve.
LA SITUACIÓN
Conversan dos amigos: – Oye, ¿y cómo te va con la crisis actual?
– Pues duermo como un bebé.
– ¿En serio?
– Sí, ¡me despierto cada tres horas llorando!
CONSUELO
Un hombre a su mujer: – Hoy estoy muy deprimido.
– ¿Por qué mi vida?
– ¡Es que a veces me siento tan solo e inútil!
– Pues no deberías sentirte solo…
TELARAÑAS
Una pareja de ancianos se decide a hacer travesuritas. Cuando ambos se desnudan, él exclama:- ¡Ay, mi amor, cómo tienes de canas allá!
– No son canas, son telarañas, ¡viejo inútil!
MÁS FIRME
Un matrimonio está desayunando en la cocina, cuando el marido le toca el trasero a la esposa y le dice: – Si lo tuvieras más firme no necesitarías esos calzones levanta pompas.
Ella, bordeando la ira, se queda callada. Al día siguiente estaban en la misma situación, cuando esta vez él le agarra una pechuga y le dice: – Si las tuvieras más firmes no necesitarías usar sostén.
Entonces, ella calmadamente le toca en la entrepierna y le dice: – ¡Si estuvieras más firme no necesitaría al jardinero, al cartero, el lechero y a tu hermano!
CONOCER LA BIBLIA
Un cura está dando misa y va a empezar su sermón: – Hermanos, hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. ¿Cuántos de ustedes recuerdan lo que dice el capitulo 32 de San Lucas?
Todo el mundo levanta la mano y entonces el cura continúa: – Bueno, pues a eso me refiero. El evangelio de San Lucas solo tiene 24 capítulos.
BORRACHO
Un borracho se sube a un autobús y al ver que había solo señoras sentadas, les dice: – Todas las viejas que están sentadas del pasillo a mi izquierda son unas viejas estúpidas y todas las que están desde el pasillo a la derecha son unas viejas imbéciles.
Naturalmente una señora no soportó esto y le dijo: – ¡Oiga! yo no soy ninguna vieja imbécil.
A lo que el borrachito replicó: – ¡Entonces cámbiate de lado vieja estúpida!
¿SIN CUENTA?
– Mesero, por favor deme la cuenta.
– Cincuenta.
– ¿Sin cuenta?
– Fabuloso, ¡gracias y que la pase bien!

Comparte
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Sobre El Diario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*