Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » En el cuartel

En el cuartel

En el baile de oficiales del cuartel un joven capitán a la esposa del general: – ¿Me permite sacarla, señora?
– De acuerdo, pero antes bailemos un rato…
EN EL JUICIO
Pregunta el juez a la presunta prostituta: – ¿Practica usted la prostitución?
– La practiqué hace mucho tiempo, ¡ahora la ejerzo!
CAMPANAZO
El cura y el comisario del pueblo caminan juntos. De repente, pasa delante de ellos la chica más linda del pueblo. Ambos se dan vuelta para mirarla y justo en ese momento, la chica se agacha para recoger una moneda que se le había caído y deja ver en su totalidad un esplendoroso trasero, totalmente desprovisto de ropa interior. El cura y el comisario prosiguen su camino pero este último muy excitado le comenta al cura: – Unicamente siendo sacerdote, padre, se puede permanecer impasible ante semejante espectáculo. ¿Cómo le hace para no permanecer impasible?
Y el cura le dice en voz baja: – Si la sotana fuera de bronce, ¡todo el pueblo estaría yendo a misa!
LÓGICA
Llega Venancio con Manolo y le pregunta: – Oiga Manolo, ¿usted sabe lo que es la lógica?
– No, pero ahoritita mismo se lo investigo.
Entonces ya va Manolo con el profesor de la escuela del vecindario y le dice: – Oiga Señor profesor, ¿qué es lógica?
– Huyuyuy, pues la lógica es… es… mire le voy a poner un ejemplo: ¿Usted tiene pecera?
– Si.
– Pues por lógica tiene peces. Y si tiene peces, por lógica le gustan los colores vivos, ¿no?
– Pues sí.
– Y si le gustan los colores vivos, pues por lógica le gustan las fiestas.
– Si, si me gustan.
– Y si le gustan las fiestas, pues por lógica le gusta bailar.
– Si.
– Y si le gusta bailar, por lógica le gusta bailar con mujeres.
– ¡Pues claro!
– Y si le gusta bailar con mujeres, por lógica le gustan las mujeres.
– ¡Claro!
– ¿Entendió?
– Muy bien, gracias, profesor.
Entonces va Manolo a explicarle a Venancio que era la lógica: – ¡Venancio!, ¡Venancio! ¡Mire que ya sé que es lógica!
– ¿Si?, ¿y qué es?
– Mire, ¿usted tiene pecera, no?
– No… No tengo.
– Entonces, por lógica, ¡usted es maricón!
TOCADOR DE DAMAS
Una mujer en un lugar público pregunta a un caballero: – Buenas noches señor, ¿El tocador de damas?
– Sí. ¡A sus órdenes!
PEPITO Y EL AS
Llega la maestra a la escuela y les pregunta a los niños qué es lo que hacen en su casa y como les llaman debido a esto. Dice la maestra: – A ver Mario, ¿tú qué haces?
– Yo maestra voy al supermercado y le ayudo a los viejitos a cargar sus bolsas.
– ¿Y cómo te dicen?
– As de la tienda.
– A ver Jacinto, ¿y tú?
– Yo ayudo a mi mamá con el quehacer siempre.
– ¿Y cómo te dicen?
– As del hogar.
– ¿Y tú pepito?
– Yo me subo a la azotea, le escupo a la gente y les aviento huevos.
– ¿Y cómo te dicen Pepito?
– ¡Haz de bajar hijo de la tostada!

Sobre El Diario