Home » Vida » Aunque no creas, existe un parque de aguas termales solo para monos

Aunque no creas, existe un parque de aguas termales solo para monos

Entrar en un jacuzzi caliente o un pozo de agua termal puede ser una solución para reducir el estrés y relajar el cuerpo, pero no solo para los humanos. Desde hace algunos años, los investigadores descubrieron que un grupo de macacos japoneses también utilizan los baños calientes para relajarse. Esta especie vive en temperaturas muy frías, tienen capas muy gruesas de pelaje que los mantienen calientes en el invierno y algunos de ellos descienden de los acantilados para tomar baños calientes. De hecho existe un parque de aguas termales sólo para monos: el Jigokudani Monkey Park, situado en el noreste del río Yokoyu en Nagano, Japón. Desde 1964, este parque ha permitido que miles de turistas en todo el mundo puedan ver a estos macacos relajarse con un baño caliente. Llamado así por las misteriosas aguas termales burbujeantes, el paisaje áspero y el clima gélido nevado, el parque Jigokudani en Japón significa Valle del Infierno. La nieve cubre el suelo durante más de cuatro meses al año y el valle está bordeado por escarpados acantilados. El parque es famoso por su población de macacos japoneses, también conocidos como monos de nieve, los primates no humanos más vivos del norte. En algún momento a principios de los 60, estos inteligentes personajes decidieron probar las aguas termales naturales, y desde entonces cada invierno descienden del bosque para calentarse en este vaporoso spa. Algunas de las aguas termales incluso alcanzan temperaturas superiores a los 122 grados Fahrenheit (50 grados centígrados), lo que es perfecto para que estos monos se calienten e incluso para que los visitantes de la región que se animen se bañen con ellos. Los monos de nieve son muy populares en las fábulas japonesas y se cree que son mensajeros de los dioses sintoístas. Aunque la región es un poco inhóspita por sus condiciones climatológicas, no hay duda de que ver monos en un spa es probablemente una experiencia surrealista y espiritual por sí misma. Hay autobuses que llevan hasta el parque. Se pueden alquilar botas y chaquetas de nieve en la entrada del parque, ya que el suelo puede estar resbaladizo y hace mucho frío. Por la mañana dan de comer a los monos, luego se bañan en las aguas termales y después ya se van a dormir, por lo que es mejor visitarlos por la mañana hasta el mediodía para poder ver con calma cómo se bañan. Investigadores de la Universidad de Kyoto analizaron muestras fecales de los animales después de pasar un rato en los pozos de aguas termales y se dieron cuenta que los niveles de glucocorticoides –hormonas asociadas con el estrés– eran menores mientras más tiempo pasaban en las aguas cálidas.

Sobre El Diario