Home » Espectáculos » Reina Isabel II y Meghan Markle, la nueva relación familiar especial

Reina Isabel II y Meghan Markle, la nueva relación familiar especial

La reina Isabel II evita exhibir emociones en público. Se trata de una costumbre que hace la vida más sencilla a la monarca. Si se ríe en una ocasión, la gente se preguntará por qué no se ha reído en la siguiente.
Mejor agarrarse a la cara de póker. La espontaneidad es para los advenedizos: ella lleva 67 años en el trono. Por eso resultó tan sorprendente el alarde de naturalidad que la nonagenaria reina exhibió durante su primer día de trabajo oficial con Meghan Markle, su nueva nieta política, que empezaba así su oficio como miembro de la casa real.
Fue una visita a Cheshire, en el noroeste de Inglaterra. La exhibición de simpatía tuvo su punto álgido mientras las dos mujeres asistían a una función protagonizada por un grupo de escolares.
Meghan se inclinó sobre la reina, le susurró algo al oído y la reina se echó a reír.
Entonces Isabel II realizó una especie de imitación de un gesto de los niños durante la representación y volvió a reírse.
Insólito. Las muestras de complicidad se sucedieron durante toda la jornada, que estuvo precedida por un regalo que la reina envió la víspera a la flamante duquesa de Sussex: unos pendientes de perlas y diamantes, que su nieta política lució durante todo el día.
VAN JUNTAS A LOS EVENTOS
Aparecieron en tres eventos juntas, incluido un paseo saludando a miembros del público. No es algo habitual, menos aún solo un mes después de casarse. Que se lo pregunten a Kate Middleton: la duquesa de Cambridge, esposa del segundo en la línea de sucesión al trono y madre del tercero, la cuarta y el quinto, quien no acompañó sola a la reina en una salida oficial hasta un año después de casarse en 2011.
Para mayor escarnio, resulta que Meghan viajó con la reina nada menos que a bordo del tren de la Corona. Ser invitado al tren real es un nivel de intimidad superior.
Construido para la reina Victoria en 1840, y siempre en el punto de mira de los diputados más ahorradores, es el medio de transporte favorito de Isabel II.
Solo ella, el duque de Edimburgo, el Príncipe de Gales y Camilla tienen derecho a utilizarlo. Se cree que ni Enrique, ni Guillermo han viajado nunca en él. Kate Middleton, por descontado, aún sigue esperando semejante honor.
SE LLEVAN BIEN
El lenguaje corporal, los gestos. Todo indica que la exactriz californiana y la monarca británica están construyendo una auténtica relación especial, término utilizado desde Churchill para referirse a la estrecha alianza política, militar, cultural y económica entre Reino Unido y Estados Unidos, que hoy, a merced de los titubeos del presidente Trump y del repliegue británico con el brexit, no atraviesa su mejor momento.

Sobre El Diario