Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » En la capital

En la capital

Llega un rancherito a la capital, se pasa la mañana curioseando y le dan ganas de hacer del baño. Como no sabe donde haya baños públicos por allí, saca una bolsa de papel que traía, se esconde detrás de un montón de basura, y la llena.
Mientras tanto, en un mercado allí cerca, estaba un vendedor de básculas demostrando su producto: – A ver, señora, ¡preste acá su bolsa! A ver… ¡950 gramos, señora! ¡Se la hicieron a usted tonta! Y a ver, ¿qué traía en la bolsa? ¡Zanahorias! Si hubiera pesado lo que compró en una báscula Judicial, ahorita traería el kilo exacto de zanahorias.
En eso pasa el rancherito con su bolsa en la mano, buscando donde tirarla, cuando: – A ver, señor, ¡preste acá su bolsa! A ver… ¡995 gramos! ¡Casi, casi el kilo!, ¿qué traía en la bolsa? ¡Ah, desgraciado ranchero!
Regresa por fin el ranchero a su pueblo y se encuentra con su compadre: – ¡Compadre! Dichosos los ojos. ¿Cómo le fue por la capital?
– Mal, compadre. La gente allá es medio atravesada. Figúrese que al que no zurra un kilo exacto, ¡le parten su mandarina!
EN LA PANADERÍA
Llega una señora a la panificadora y al ver a un panadero trabajar, se horroriza y corre a acusarlo con el dueño: – ¡Cómo es posible tanta asquerosidad! Ese panadero de allá, que está todo sudoroso, para ponerle el chipotito a los bisquetes, ¡se los pone contra el ombligo!
– Huy señora, usted ni aguanta nada. ¡Lo viera haciéndole el agujero a las donas!
EN LA CANTINA
Llega un borracho a una cantina: – Oiga cantinero, ¿puedo dejarle aquí un pozole, cuatro tamales, tres sopes, y 8 chelas?
– Si joven, como no.
– ¡Guac!
CON SAN PEDRO
Mueren tres monjitas y al llegar al cielo les dice San Pedro: – Para entrar al cielo van a tener que responder a mis preguntas. A ver tú, ¿qué animal engañó a Eva en el paraíso?
– La serpiente.
– ¡Correcto!, ¡pásale!
A ver la que sigue. ¿Por comer de cuál fruto fueron echados Adán y Eva del paraíso?
– ¡Por comer una manzana!
– ¡Correcto!, ¡pásale!
– A ver tú, ¿cuáles fueron las primeras palabras que le dijo Eva a Adán?
– ¡Ah carajo, qué dura me la pusiste!
– ¡Correcto!, ¡pásale!
CATECISMO
En la escuela el maestro habla de religión y un niño pregunta: – ¿Verdad maestro, que Dios es hombre?
Y dice una niña: – No, ¡Dios es mujer!
Un niño negro los interrumpe: – No, ¡Dios es negro!
Otro más alza la voz: – No, ¡Dios es blanco!
Y entonces el maestro dice: – No, Dios no es hombre, ni mujer, ni negro, ni blanco.
Entonces se levanta Pepito: – ¿Entonces es Michael Jackson?
MÁXIMA
La esclavitud no ha sido abolida, solo se puso en nómina.
PARECIDOS
¿En qué se parecen las mujeres a los huracanes?
En que llegan fuertes y salvajes y se van con tu carro y tu casa.
COLMO
¿Cuál es el colmo de un panadero?
Tener un hijo baguete.

Sobre El Diario