Home » Internacionales » Unión Europea, EU y OTAN acusan a Rusia de ciberataques a escala global

Unión Europea, EU y OTAN acusan a Rusia de ciberataques a escala global

BRUSELAS, Bélgica.- Moscú llevó a cabo ciberataques a escala global para dificultar las investigaciones sobre sus actividades encubiertas en el exterior: desde el envenenamiento del exespía Serguei Skripal en Reino Unido hasta el derribo del avión MH17 sobre Ucrania, pasando por el encubrimiento a los ataques químicos de Bashar Asad en Siria o incluso el dopaje de atletas rusos promovido por el gobierno.
Un informe del Centro para la Ciberseguridad Nacional (NCSC) apunta directamente a la agencia militar de inteligencia rusa (GRU) como responsable de al menos cinco ataques, incluido el Comité Nacional del Partido Demócrata, la Agencia Mundial Anti-doping, un canal de televisión en Reino Unido y varias empresas en Ucrania y Rusia.
Reino Unido y Holanda han señalado directamente a Moscú como autor de una campaña masiva de ciberataques a escala global y sobre todo de tratar de infiltrarse en el corazón informático de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que tiene su sede en La Haya e investiga ataques químicos de los que Rusia es sospechosa.
Funcionarios de inteligencia del Reino Unido afirmaron además que el espionaje ruso también estuvo detrás de los ataques contra el laboratorio militar Porton Down y el propio Ministerio de Asuntos Exteriores tras el envenenamiento de Skripal.
Londres también cree que Rusia está detrás del ataque el año pasado a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) que provocó la divulgación de historiales médicos de atletas. El Departamento de Justicia estadounidense se sumó anunciando poco después que acusó a siete agentes de la inteligencia militar rusa por una campaña de ciberataques contra entidades deportivas (además de otros organismos) en un intento de socavar los esfuerzos internacionales para sacar a la luz la trama de dopaje en el deporte ruso.
John Demers, fiscal general adjunto de Estados Unidos para la Seguridad Nacional, confirma que entre los objetivos del ataque se encontraban también la FIFA y la WADA. Canadá también dice que cree haber sido blanco de ciberataques rusos, citando violaciones en la sede de la WADA en Montreal.
La exitosa operación policial en Holanda contó con la ayuda de Gran Bretaña. Las autoridades holandesas explicaron que los presuntos agentes rusos habían colocado un vehículo dotado de equipos de vigilancia electrónica en el aparcamiento de un hotel cercano a la sede de la OPAQ en La Haya para acceder a su sistema informático. La OPAQ confirmó en un comunicado que “desde principios de 2018” ha constatado “un aumento de las actividades relacionadas con la ciberseguridad”.
También en el plano deportivo el móvil era borrar el rastro. “Entre los objetivos de la conspiración se encontraba la divulgación de información robada como parte de una campaña de influencia concebida para socavar, tomar represalias y deslegitimar los esfuerzos de las organizaciones internacionales antidopaje”, según informó el Departamento de Justicia de EE.UU. en un comunicado. El escándalo de dopaje que se intenta tapar afectó a mil deportistas rusos circunscritos en 30 deportes distintos. A la postre provocó que estos deportistas rusos fuesen excluidos o privados de ver ondear su bandera o escuchar su himno en el podio en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y Pieonchang, así como en otras citas deportivas.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook