Home » Ciencia » Mover objetos con luz: sueño de la ciencia ficción hecho realidad

Mover objetos con luz: sueño de la ciencia ficción hecho realidad

El Premio Nobel no sólo es entregado por los avances para comprender un fenómeno, sino por el desarrollo de herramientas que cambian la forma de hacer ciencia. Éste es el caso de Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland, galardonados con el Nobel de Física, y cuya labor no sólo se ha enfocado a comprender de mejor manera la física del láser, sino a revolucionar su uso para visualizar objetos extremadamente pequeños y abrir así nuevas áreas de investigación, sin contar las aplicaciones industriales y médicas. Jorge Peón Peralta, director del Instituto de Química, y Rocío Jáuregui Renaud, del Instituto de Física, ambos de la UNAM (México), destacaron la labor de estos científicos. Desde hace tiempo, recordó Jáuregui, se sabe que la luz emite también una leve presión, y Ashkin, especialista de Laboratorios Bell, en Holmdel, Estados Unidos, utilizó este principio para hacer realidad un viejo sueño de la ciencia ficción: mover objetos con luz. AMPLIFICACIÓN DE PULSOS DISPERSOS Logran rociar con un espray especial un objeto para convertirlo en una antena La expansión del concepto de internet a multitud de objetos físicos, lo que se conoce como la Internet de las Cosas, implicará que vehículos, electrodomésticos, equipamiento de fabricación, puentes y demás infraestructuras, objetos de muy diverso tipo e incluso ganado, tengan sensores que envíen información directamente a servidores en red, ayudando así en labores de mantenimiento y coordinación. Pero antes de que eso se convierta en una realidad, habrá que solucionar el problema de integrar a la perfección la tecnología de conexión, es decir, las antenas, en cosas flexibles y que cambian de forma. Un avance del equipo de Kapil Dandekar y Asia Sarycheva, de la Universidad Drexel en Estados Unidos, podría hacer que instalar una antena en un objeto sea tan fácil como aplicar un aerosol contra insectos. Dandekar y sus colaboradores han desarrollado un método para generar mediante rociado antenas tan delgadas que resultan invisibles a ojo desnudo. Estas llamativas antenas están hechas de un tipo de material bidimensional metálico llamado MXene, y se desempeñan tan bien como las miniantenas que están siendo utilizadas en dispositivos móviles, enrutadores inalámbricos y otros dispositivos. Las características excepcionales del material le permiten transmitir y dirigir ondas de radio, incluso cuando se aplica en forma de un recubrimiento muy delgado. Los investigadores han comprobado que incluso antenas transparentes con grosores de meras decenas de nanómetros son capaces de comunicarse. TRANSMISORAS

Comparte:

Sobre El Diario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Facebook