Home » Ciencia » Dormir hasta tarde en los fines de semana agravaría dolor menstrual

Dormir hasta tarde en los fines de semana agravaría dolor menstrual

Aunque dormir tiene una infinidad de consecuencias positivas para el cuerpo humano, un nuevo estudio publicado en la revista Chronobiology International, ha detectado que dormir un poco más en los fines de semana puede causar dolor menstrual al interrumpir los ciclos reproductivos normales.
La investigación, realizada en estudiantes universitarias, encontró que los horarios irregulares afectaban los ritmos circadianos que controlan los ciclos hormonales. Anteriormente ya se conocía que las trabajadoras por turnos eran más propensas a tener ciclos menstruales irregulares, dificultades para quedar embarazadas y abortos involuntarios.
El nuevo estudio
Ahora, Yoko Komada, de la Meiji Pharmaceutical University en Japón, y sus colegas se preguntaron si el desfase social, un patrón de dormir los fines de semana para compensar los comienzos tempranos durante la semana, podría tener efectos similares. Para averiguarlo, encuestaron a 150 estudiantes universitarias japonesas sobre sus hábitos de sueño y patrones menstruales. Se definió a las estudiantes como personas que tenían un desfase social si el punto medio de su sueño era una hora o más tarde en sus días libres que en sus días universitarios.
Aquellas que sufrían desfase social reportaron significativamente más dolor, hinchazón y cambios de comportamiento durante sus períodos. Además, cuanto mayor era el desfase, peores eran sus síntomas. Estos efectos adversos para la salud no podrían explicarse por el hecho de beber o fumar a última hora de la noche al final de la semana universitaria, ya que casi ninguno de los estudiantes bebía alcohol y no fumaba.
LA LUZ RESTABLECE LOS RITMOS CIRCADIANOS
Levantarse más tarde los días de descanso puede anular los ritmos circadianos del cuerpo, que se restablecen diariamente con la exposición a la luz al despertar, dice Jonathan Cedernaes en la Universidad de Uppsala en Suecia. “Ya sea en el desfase social o en el trabajo por turnos, te equivocas cuando tu cuerpo espera dormir y estar expuesto a la luz”, dice.
Esto, a su vez, puede afectar los ciclos hormonales controlados por la circulación que regulan la menstruación y la inflamación, dice Cedernaes. Investigaciones anteriores han encontrado que la interrupción del sueño puede alterar los niveles de la hormona sexual estrógeno y causar signos de inflamación tisular, lo que puede explicar la relación entre el desfase social y el dolor menstrual. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmarlo.

La falta de sueño genera una serie problemas a la salud, como aumentar el riesgo a sufrir de obesidad, incrementar los niveles de la proteína del Alzheimer en el cerebro, o hacer que los adolescentes se vuelvan más agresivos e irresponsables.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook