Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » Anticonceptivos para dormir bien

Anticonceptivos para dormir bien

Un doctor, que había estado viendo a una abuelita de 75 años durante muchos años, se jubiló.
Cuando la señora volvió a su control mensual, el nuevo doctor le pidió que trajera una lista de todas las medicinas que le habían recetado anteriormente. Cuando el joven doctor revisaba la lista, sus ojos casi se desorbitaron cuando vio que le habían recetado píldoras anticonceptivas.
– Doña Carlota, ¿usted sabe que estas son píldoras anticonceptivas?
– Sí, doctor, me ayudan a dormir por la noche.
– Doña Carlota, le aseguro que no hay absolutamente nada en estas píldoras que le ayuden a dormir.
Entonces la abuelita se acercó al joven doctor, le dio una palmadita en el brazo y le dijo:
– Sí, mi querido doctorcito, eso ya lo sé, pero todas las mañanas disuelvo una en el jugo de naranja de mi nieta de 16 años y no se imagina lo bien que duermo todas las noches.

Ubicación gallega
– Papá, ¿donde están los Andes?
– Pues, pregúntale a tu madre. que es ella la que guarda todo.

Zapateros gallegos
Dos gallegos deciden poner una zapatería, y averiguan que los zapatos más caros son los de cocodrilo. Compran entonces un gran bote y se van a cazar cocodrilos. Después de haber cazado más de 50, Venancio le dice al otro:
– Mira, Manolo, que si el próximo cocodrilo que cacemos no tiene zapatos, para mí se acabó la cacería.

Par DE ZAPATOS
– Oye, Venancio, tienes puestos un zapato café y otro negro.
– Pues eso no es nada, hombre, en casa tengo otro par igualito.

Casco PUESTO
Dos gallegos en moto:
– Oye, Manolo, ¿te estás rascando la cabeza con el casco puesto?
– Coño, hombre, ¿acaso cuando te pica el culo te bajas los pantalones?

Televisor gallego
En su viaje a Nueva York, Venancio compró una televisión para llevársela a su familia.
– ¿Es qué no hay televisores en su país? -preguntó alguien.
– Claro que los hay, pero los programas de aquí me gustan mucho más.

Primeras onomatopeyas
Una mamá cariñosamente le pregunta a su hijo que recién empieza a hablar:
– Bebé, ¿como le hacen los perros?
– Guau, guau.
– Bebé, ¿cómo le hacen los gatos?
– Miau, miau.
– Bebé, ¿cómo le hacen las ratas?
– ¡Me comprometo a no reelegirme y lo firmo!

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook