Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » La operación

La operación

Dos cirujanos en un bar ven pasar a un paciente.
– A ese hombre lo operé yo.
– ¿Qué le sacaste?
– Cuatro mil dólares.

Vasectomía democrática
Un hombre va a ver al urólogo:
– Doctor, quiero hacerme la vasectomía.
– Mire, esa es una decisión muy grande, ¿ya lo comentó con su esposa e hijos?
– Sí, votaron 17 a 2.

Remedio para el asma

un asmático sube con problemas cinco pisos, llama a la puerta le abren y dice:
– Doctor, tengo mucha asma, ¿Qué me recomienda?
– Fácil, no fume, no beba, descanse y cómprese unos lentes.
– Y, ¿qué tienen que ver los lentes con el asma?
– Son para que encuentre la casa del doctor, que está abajo, yo soy albañil.

Volver a caminar
– Doctor, ¿usted piensa que después de esta operación voy a volver a caminar?
– Claro que sí… porque va a tener que vender el carro para poder pagar la factura de la clínica.

Trasplante rechazado
Estaban operando a un paciente, cuando entra un doctor al quirófano y grita:
– ¡Paren todo! ¡Detengan el trasplante que hubo un rechazo!
– ¿Un rechazo? ¿Del riñón, doctor? -pregunta la enfermera.
– ¡No! ¡Del cheque, que no tiene fondos!

UNA MUY MALA NOTICIA
Dos tipos tocan en una casa y abre una mujer:
– Señora, señora, le traemos una muy mala noticia… su esposo se murió ahogado en un tambo de pulque.
– ¡Qué horror, ha de haber tenido una muerte espantosa!
– Ni tanto, eh, salió como tres veces a mear…
Monjita en la cantina
Llega una monjita a la cantina, se arremanga el hábito hasta medio muslo y le dice al cantinero:
– Deme un tequila porque la madre superiora está estreñida.
El cantinero, sacado de onda se lo sirve y la monjita se lo toma de un solo golpe, rápidamente pide otro:
– Deme otro tequila porque la madre superiora está estreñida…
El cantinero le vuelve a servir, la monjita lo toma otra vez de un solo golpe y solicita otro, y así se la pasa un buen rato hasta que el cantinero le pregunta:
– Oiga hermana, ¿qué tiene que ver que la madre superiora esté estreñida con que usted este tomando tequila?
La monjita le dice:
– Hic… es para que se cure, porque ahorita que me vea cómo llego… ¡se va a cagar!

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook