Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » ¿Dónde estabas?…

¿Dónde estabas?…

El marido llega todo pintarrajeado con lápiz labial y la ropa arrugada.
¿Dónde has estado?
No me vas a creer, ¡pero me acabo de pelear con un payaso!
UNA SOLA PALABRA
Con una sola palabra tuya puedes hacerme el más feliz de los hombres. ¿Quieres casarte conmigo?
No.
Gracias, es lo más hermoso que has podido decirme.
PETICIÓN
El padre conmovido dice a su hija: – Pedro acaba de pedirme tu mano y le he dicho que sí.
¡Pero yo no quiero separarme de mamá!
Puedes llevártela contigo sin ningún inconveniente.
SUS PEQUEÑOS DETALLES
Una hermosa joven le comenta a su mejor amiga respecto a su novio:
¿Sabes? A mí lo que me gusta de él son sus pequeños detalles.
¿Pequeños detalles?
Sí. Su pequeña mansión, su pequeño jet, su pequeño yate, su pequeña fortuna.
LA LAVADORA
Un amigo dice a otro:
Compré una máquina lavadora automática.
¡Es una maravilla! Lava la ropa, la enjuaga, la seca.
Lo único que tienes que hacer después, es plancharla y guardarla en el ropero.
Eso no es nada. Yo en mi casa tengo una máquina lavadora que lava toda la ropa, la enjuaga, la seca, la plancha y la guarda en el ropero.
¡Oh! ¡Es una máquina perfecta!
No exactamente, tengo que hacerle el amor de vez en cuando para que no pelee tanto.
LA LLAMADA
El marido llama a la casa:
¿Eres tú, querida?
No, ¡soy yo!, – responde la esposa.
AHORA SÍ DORMÍA
Dime la verdad, – dice el marido a su esposa después de hacerle el amor.
¿Otra vez tú estabas fingiendo?
No, esta vez yo estaba durmiendo de verdad.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook