Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » Nueva pedagogía

Nueva pedagogía

El inspector escolar llega de visita oficial a una escuela. Luego de saludar a la directora , y con su permiso, se dirige a una de las aulas elegida al azar. Se presenta con la maestra y, con su anuencia, hace algunas preguntas a los alumnos:
– ¿Qué es un diptongo?
Todas las manos se levantan. Elige una.
– Son dos vocales juntas incluidas en una sílaba y a veces hay que romperlo para que no suene de la chingada.
Sorprendido, el inspector dice:
– Bien… y a ver, ¿qué son dos rectas paralelas?
Nuevamente todas las manos. Una morenita de trencitas elegida dice:
– Son dos rectas que no se tocan ni a chingadazos.
– Bien, ejem… ¿qué es la multiplicación?
– Es un procedimiento para evitar tener que estar sumando a lo pendejo.
El inspector se aparta con la maestra y le dice:
– Mire, por un lado los chicos se ve que saben, tienen gran entusiasmo y están motivados, pero es una pena que usen un lenguaje tan grosero.
La maestra le responde:
– ¡Y mire que me rompo la madre para tratar de enderezar a estos cabrones, pero ni así entienden las bascas, y además ahora me hacen quedar como una pendeja…!
Hijo de exiliados
A un hombre de unos setenta años lo está entrevistando un periodista en plena calle.
El hombre entrevistado se expresa del siguiente modo:
“Soy hijo de exiliados. Hasta los 27 años y poco antes de la transición no pude volver a España por culpa de Franco. A mi padre, pobrecito, no sabíamos ni dónde enterrarlo. Mi madre estuvo muchos años en silla de ruedas. Ahora tengo 70 años. Hace meses me sacaron el 30% de un pulmón. Mi mujer es inmigrante. Tengo tres hijos con ella.
De los tres solo trabaja una, la del medio… pero no cobra nada.
Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación. La mayor se acaba de divorciar. Mi yerno se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos niños. El pequeño de mis hijos aún no se ha ido de casa y además se ha casado con una divorciada y la ha traído a vivir con nosotros. Esa señora antes trabajaba, tenía muy buen puesto, pero desde que vino a mi casa ya no hace nada. Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo. Y para colmo este año, con lo de la crisis, casi no nos hemos podido ir de vacaciones y si me apuras, ni he podido celebrar que España ha ganado el Mundial…”
El periodista pone los ojos muy redondos y comenta: “Majestad, ¡no creo que su situación sea tan mala!”.
Alimento famoso
– Caray, mi vida, tu manera de hacer el amor me recuerda a un famoso alimento.
– ¿El Desayuno de Campeones?
– No. La avena Tres Minutos.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook