Home » Internacionales » Ocio desde casa: cómo entretenerse, desde coser hasta jugar al poker online

Ocio desde casa: cómo entretenerse, desde coser hasta jugar al poker online

En las últimas semanas, la alarma social a causa del Coronavirus ha hecho que muchas personas eviten salir de casa por miedo al contagio. En otras zonas del mundo, directamente se han cerrado colegios y fábricas para evitar la propagación, lo que hace que tanto pequeños como adultos tengan que pasar unas semanas en casa. Esto hace que muchos se planteen qué se puede hacer desde casa y qué no. Dependiendo del grado de alarma, hay quienes han hecho compra como si se fuesen a meter en un búnker o quienes siguen su vida diaria como pueden. El caso es que, sea por esta cuarentena, sea por quedarse atrapados por la nieve, siempre hay que tener un plan para poder sobrellevar varios días en el domicilio, y esto pasa no sólo por tener cubiertas las necesidades básicas de supervivencia, sino también por encontrar maneras de hacerlo llevadero psicológicamente. En otras palabras, encontrar alternativas de ocio que ocupen todo este tiempo y que hagan que nuestra salud mental no se derrumbe.

 

En ese sentido, es cierto que internet ofrece grandes alternativas afortunadamente, tales como ver series o películas con los servicios de video bajo demanda, los audiolibros y los video tutoriales para aprender a hacer cosas. Es posible que este sea un buen momento, también, para sacar de lo alto del armario esa maqueta que nunca comenzamos, ese puzzle, o esas revistas de patronaje para intentar confeccionar una chaqueta o un vestido, si es que tenemos en casa todas las herramientas necesarias. Redecorar las habitaciones, experimentar cambiando el peinado, o dedicarse tiempo sencillamente para regalarse un masaje o una sesión de spa doméstico. Pero seamos sinceros, lo que más echaremos de menos será el contacto con las personas, no con el mundo exterior.

 

El juego es una de las mejores herramientas que tendremos a nuestro favor, puesto que las redes sociales pueden generar más ansiedad al ponernos en contacto con la realidad del mundo exterior. Pero en el juego, las relaciones se basan en los objetivos del mismo. Juegos con componente social como los poker games en los que la partida se juega contra otros jugadores reales, o los juegos de batallas por equipos, en los que se forma parte de alianzas, o algo tan simple como el scrabble online, el trivial o el ludo. Este tipo de juegos fomentan o la cooperación o la rivalidad sana. Es sencillo evadirse porque nada tiene por qué recordar a la realidad, además de ejercitar el cerebro en muchos de ellos. Observemos que la gimnasia mental de desarrollar una estrategia es empleada incluso con fines terapéuticos en personas mayores y en jornadas empresariales para cohesión de equipos. El poker se presta a ello más que otros, pero un trivial pondrá a prueba nuestra cultura general también.

 

También el estar en casa sin poder trabajar puede suponer la oportunidad de que nos pongamos a prueba nosotros mismos y fijemos retos que no hemos tenido tiempo de fijar tiempo atrás, por ejemplo generar una rutina de ejercicio para ponernos en forma físicamente. Probablemente algún médico nos facilitó en papel una tabla de ejercicios para el dolor de espalda, o compramos un juego para la video consola para hacer Fitness y no lo hemos estrenado, o bien nos suscribimos a un canal de YouTube de un personal trainer pero jamás lo hemos probado. Este puede ser un excelente momento para hacerlo, más si tenemos un compañero con quien hacer equipo. Dejar de fumar también puede ser un desafío en una situación de estrés, pero el hecho de no salir a la calle puede convertirlo en algo relativamente sencillo, por lo que sería una coyuntura idónea y un punto de inflexión. En otra línea alejada de la salud, podríamos comenzar esa novela que tenemos en la cabeza desde hace tiempo. En realidad, hay muchos modos de mantenerse ocupado sin trabajar, desarrollando hobbies y sobre todo, tratando de reconectar con la familia en casos en que la conciliación familiar es complicada por incompatibilidad de horarios.

 

Es interesante ver los contratiempos como oportunidades de descubrir aquello que no tenemos tiempo de poner en práctica de otra manera, y afrontar con una actitud positiva situaciones que no hemos elegido (hablamos nuevamente de tener que quedarse en casa, pero no tiene por qué ser debido a una catástrofe natural o un riesgo de infección; a veces simplemente será una baja maternal, una convalecencia de un familiar que necesite cuidados intensivos o una ola de calor. De cualquier manera, estas interrupciones de nuestra rutina deben servirnos para tachar de la lista de cosas por hacer aquellas que no hemos tachado aún, o para probar cosas nuevas que pueden ser muy divertidas e interesantes, lo suficiente como para convertirse en nuevas rutinas de desconexión de cara al futuro.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook