Home » Seguridad » Militares mataron a mi amigo, acusa laredense

Militares mataron a mi amigo, acusa laredense

NUEVO LAREDO, Tamaulipas.- De acuerdo a un amigo de Francisco Javier, el joven asesinado por la avenida Obregón el pasado jueves por la noche, el occiso estaba conviviendo con él y una amiga en la alberca de un hotel minutos antes de ser rafagueado, pero decidió ir a comprar cerveza y comida, momento en el que fue víctima del mortal ataque, a cinco cuadras de distancia.
El infortunado recibió un disparo en la parte baja del glúteo que dañó la arteria femoral, una de las más importantes del cuerpo, sin orificio de salida, por lo que falleció desangrado; autoridades ministeriales recuperaron un fragmento de plomo y otro de cobre.
Se presume que luego de atacarlo por error, soldados vestidos de café (gafes), obstruyeron por alrededor de una hora –mientras posiblemente alteraban la escena del crimen, al no hallar armas en la unidad– el trabajo de paramédicos de Cruz Roja que acudieron al área, por lo que al ser trasladado al Hospital General, llegó sin vida.
El fatal incidente armado se registró a las 10:40 sobre la avenida Obregón, por donde circulaba Francisco Javier, entre Belisario Domínguez y Lauro del Villar, quedando incluso impactos de bala en el popular restaurante Food Park La Unión, ubicado a unos cuantos metros.
De acuerdo al amigo del finado, quien optó por dejar anónima su identidad por temor a represalias, estuvo platicando, oyendo música y tomando cerveza con Francisco Javier desde la noche del miércoles hasta la madrugada del jueves, cuando junto con una amiga decidió cruzar a Laredo –donde él vive–, pero ella no pudo, al no traer su visa, por lo que decidieron rentar una habitación en el hotel Colón Plaza.
El jueves por la tarde salieron a comer a un restaurante y regresaron a la alberca, donde se les unió Francisco Javier, quien después de un rato de convivencia, a eso de las 10:00 salió a comprar comida y cerveza en la troca del amigo, una GMC Sierra 2008, dejando su auto, un Altima blanco, y marcándoles por teléfono a alrededor de las 10:40 para decirles que ya iba de regreso, pero no volvieron a saber de él, aunque lo fue a buscar a Transito y a Policía.
Fue hasta el día siguiente que el laredense, al circular por las instalaciones de la Fiscalía General de la República, miró su troca estacionada y con impactos de bala, por lo que de inmediato avisó a la madre de Francisco Javier, quien acudió para solicitar informes y reclamar el cuerpo del joven, asesinado de un balazo presuntamente por los militares.
“Exigimos se haga justicia, Francisco Javier (dos semanas desempleado, por el coronavirus) era un amigo, trabajador y honrado, querido por todos los que estuvimos con él y no es justo que los soldados lo haya matado y ahora quieran decir otra cosa” señaló el laredense.

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook