Home » Opinión » LA ZUNGA DEL BURDÉGANO » Penitencia regia

Penitencia regia

Don Cruz Treviño, hombre casado que vivía en Monterrey, se arrodilla en el confesionario y le dice al cura:
– Padre, acúsome de que “casi” tuve una aventura con otra mujer.
– ¿Cómo está eso de “casi”?
– Bueno, nos desvestimos y nos frotamos, pero yo detuve súbitamente la cosa.
El cura le dice:
– Frotarse desnudos es lo mismo que meterlo… no volverás a ver a esa mujer, reza cinco avemarías y deposita mil pesos en la cajita de limosnas.
El tipo sale, reza sus oraciones y va hacia la cajita. Se queda ahí unos segundos y luego comienza a irse cuando el cura, que lo estaba observando, lo detiene:
– A ver, un momentito. Ya te vi, pela’o mondao. ¡No depositaste ningún dinero en la cajita!
– Bueno… froté, froté y froté el billete, y como usted me dijo que frotarlo era lo mismo que meterlo, pues ya está ahí el dinero…
Ninfómana
– ¡Mamá, mamá! ¿Cómo es que se le dice a la mujer adicta al sexo?
– Ninfómana, hija…
– Déjame anotarlo porque los ignorantes del colegio me dicen puta.
Oración
Querido Dios: Hasta este momento mi día es bueno: no he chismeado; no he perdido la paciencia; no he sido codiciosa, ni sarcástica, ni malhumorada; he controlado mi tensión nerviosa; no he reclamado; no he maldecido; no he gritado; no he tenido ataques de celos; no he comido chocolate; tampoco he usado mi tarjeta de crédito. Pero pido tu protección, Señor, porque estoy a punto de levantarme de la cama en cualquier momento…
Parecido
La suegra, con ganas de buscarle bronca a la nuera, le pregunta:
– ¿Por qué mi nieto no se parece a mi hijo?
– No sé… yo tengo una vagina, no una fotocopiadora.
Tranquilo
El urólogo, al momento de revisar al paciente de la próstata:
– Tranquilo, Pérez, tranquiiiilo…
– ¡Doctor… no soy Pérez, soy Martínez!
– Ya sé, yo soy Pérez.
Nuevo antro
– Compadre, te voy a recomendar un antro muy bueno y te van a sobrar nalguitas.
– ¿Cómo, compadre? ¿Hay viejas muy buenas?
– No, compadre, las sillas están muy chiquitas.
Huevo de a kilo
Una gallina pone un huevo de un kilogramo. Prensa, televisión, entrevistas… todos detrás de la gallina.
– ¿Cómo ha logrado esa hazaña, Sra. Gallina?
– Secreto de familia…
– ¿Planes para el futuro?
– Poner un huevo de dos kilos.
Los flashes de las cámaras se ensañan también con el gallo…
– ¿Cómo ha logrado esa hazaña, Sr. Gallo?
– Secreto de familia…
– ¿Planes para el futuro?
– ¡Darle una gran putiza al avestruz…!

Comparte:

Sobre El Diario

Facebook