Los periodistas de El Diario de Nuevo Laredo se comprometen a buscar la verdad, a resguardar su independencia y a dar un tratamiento profesional y honesto a la información.
Son objetivos el rigor y la precisión en el manejo de datos para alcanzar una información completa, exacta y diversa. La tergiversación deliberada constituye una falta de ética grave.
Respetamos los principios de la democracia, la honestidad, la transparencia, el pluralismo y la diversidad.
Defendemos la libertad de expresión, parte fundamental de la democracia y del derecho a la información. Denunciamos cualquier intento de abolición o restricción de la libertad de expresión.
Los periodistas pueden ser víctimas de restricciones, presiones, amenazas, campañas de hostigamiento y hechos de violencia. Esto no habilita a los periodistas a responder con amenazas ni utilizar cualquier otro recurso ilegítimo para obtener información.
Valoramos el buen gusto por lo que la estridencia innecesaria, la vulgaridad y la morbosidad son actitudes a evitar