A la Presa Falcón le queda un 3% de agua mexicana, se acabará en semanas

Estudios realizados por investigadores independientes y expertos en temas hidroagrícolas, advierten que en el estado más de 2 millones 570 mil habitantes, tienen problemas de abasto de agua potable en las principales ciudades del estado. El problema más agudo está apunto de vivir los 10 municipios de la región fronteriza de Tamaulipas, donde viven más de 1 millón 500 mil habitantes, ya que el agua para atender el suministro urbano se acaba y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), no ha informado de dónde sacará el líquido para atender la demanda de habitantes de esta zona. Rubén Chapa Garza, presidente de la sociedad de Responsabilidad limitada de usuarios de las Amistad-Falcón del Distrito de Riego 025, dijo que en la frontera norte se registra una situación muy crítica. “La presa Internacional Falcón, ubicada en el municipio de Guerrero, tiene el nivel más bajo de la historia, ya que solo cuenta con el 3 por ciento de aguas nacionales, con 42.5 millones de metros cúbicos, por lo que sólo le queda agua para atender la demanda de uso urbano de las poblaciones fronterizas para lo que resta del mes de mayo o principios de junio”. Las reservas de agua están a punto de agotarse en esa presa internacional, por la sequía extrema que se registra en la cuenca baja del Río Bravo. “La falta de agua provoca que, en la región fronteriza desde Nuevo Laredo, hasta Matamoros, donde habitan 1 millón 500 mil habitantes, solamente cuentan con disponibilidad de agua para uso urbano para unas cuantas semanas más”. El problema nace, debido a que el gobierno federal utilizó las reservas de agua que se tenían en las presas internacionales Amistad y Falcón, para cumplir el compromiso de 1944 y pagar el agua a los Estados Unidos. “No les importó poner en riesgo el abasto de las ciudades fronterizas como: Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Camargo, Miguel Alemán, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros, los cuales requieren del líquido para atender sus necesidades elementales”. Ahora el gobierno federal debe informar de donde van a tomar agua para atender la demanda de las ciudades, luego que las reservas están a punto de agotarse. Esta es la primera vez que las reservas de agua para uso urbano llegan al 3 por ciento en esa presa, por lo que de no atenderse podría desatar una grave crisis por escasez de agua para atender la demanda de las ciudades. Como medida de emergencia podrían la CONAGUA podría pedir agua prestada a productores de Texas, pero esto sería en una situación extrema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *